jueves, 29 de julio de 2021

Samuráis: Videojuegos


Desde la creación de las primeras consolas de videojuegos existieron entregas de la temática samurái, ninjas y ronines, el amplio espectro de recreativas era un campo muy fértil para narrar aventuras donde casi no existía otro guión que vengarnos por alguna injuria o muerte de clan, familia, etc. Inicialmente con tramas y trazos poco elaborados por la limitación propia de los años, la jugabilidad era lo rentable, sólo se necesitaban ganas y con un par de botones (o joystick) el divertimento estaba asegurado. Años y nuevas videoconsolas nos otorgaron horas de diversión, pasen y lean…

No podíamos empezar de otra manera, «Samurai Shodown» es algo clásico y conocido en el ambiente, referente que tomó la iniciativa al combinar la jugabilidad de Street  Fighter pero en un decorado de espadas en plena era feudal. Honor, monstruos, mitologías y sangre en un título arcade de 1993 que fue adaptado a casi toda consola existente y fue el rey indiscutido por varios años, con numerosas secuelas que aportaban nuevos personajes, algunos basados libremente en figuras históricas.


Viendo el potencial del género, la misma empresa SNK sacó en 1997 «The Last Blade» donde la acción trascurre durante la era de Bakumatsu e incorpora la mitología japonesa en la trama. La isla del sol naciente es la que posee la mayor parte de los guerreros, pero incluyen a China y Rusia en este título. Tuvo su remasterización para XBox, PS3, PS4 y PC.

De los mismos creadores y diseñadores de «Tenchu» (excelente producto, no obstante, al estar enfocado más en el universo ninja, no se le puede incluir aquí. Se basa principalmente en el sigilo y misiones ocultas) saldría «Onimusha», orientado en el 1560 periodo del Sengoku Jidai. Japón tiene constantes guerras por unificar sus reinos y lo sobrenatural es la base del guion, Akechi Samanosuke escoge ser un ronin antes que cometer sepukku, aunque volverá para ayudar a la hija de su Señor muerto y a la vez redimir su honor, contando con varias espadas y un guante mágico para enfrentar al Rey de los demonios.

Más conocido fue su secuela «Onimusha 2: Samurai's Destiny» en donde hace presencia Jubei Yagyu, quien jura vengarse de Oda, malviviente que masacró a su pueblo en ausencia del jugador. Con más personajes jugables y mejoras, ganó en el 2002 el «Premio a la excelencia».


Finalizamos la andadura de la PS2 con otro entretenimiento: «Way of the Samurai» permite que las acciones ramifiquen el curso de la historia, todo en los años del comienzo de la Era Meiji. Y no es broma, ayudar a alguien en peligro, observar desde lejos o ignorar eventos dan como resultado que los aldeanos confíen o «escupan en el suelo» cuando entramos a las locaciones, con lo que se obtienen seis diferentes finales.

 

Vamos a algo un poco más cercano, en concreto «Samurai Warriors 4», juego que vapulea con su género Hack and slash, léase jugador contra infinidad de rivales en donde prima la acción constante. Mostrando libremente eventos reales podemos acceder al año 1555 y finaliza en 1615, tiempo a través del que podemos manejar a más de 50 figuras.

«Shadow Tactics: Blades of the Shogun» usa el sistema de turnos y es bastante difícil, pero gratificante. Otra opción, si lo nuestro es la estrategia y la paciencia, es «Nobunaga's Sengoku Risshiden», donde se mezcla la lealtad de los soldados, impuestos de feudos, conquistas, cómo somos vistos por los campesinos, etc.

Recursos y territorios se mezclan temporalmente en «For Honor», así visualizamos a la facción de los vikingos, Wu lin (China), Caballeros, y los esperados Samuráis donde manejamos al Imperio del Amanecer con armas tales  como nodachi, kanabo, naginata, masakari (hacha) y las infaltables katanas.

Los gráficos y la presencia de varias subfacciones catapultaron este juego a la cima, aunque el ambiente de la acción está encaminado hacia la fantasía.

Maji de Watashi ni Koi Shinasai! (Majikoi) y ChuSingura46+1 S sólo son excusas camufladas como videojuegos para ver masacrada la rica historia nipona. El relato de 47 Ronin aquí es decorativo y el objetivo es conocer de cerca a las chicas combatientes. Menos vergüenza (aunque es recomendable también pasarlo por alto) da el otome «Hakuoki: Kyoto Winds» donde la samurái Chizuru se infiltra en el Shinsengumi para reencontrar a su desaparecido padre. Realmente he probado varias novelas visuales, pero de temática exclusivamente samurái no he hallado nada decente, sí en novela cinética (sin opciones) donde Wander no More resalta por sus dibujos artísticos, un cuento corto que se puede pasar fácilmente en una hora, minutos más, minutos menos.


«Katana Kami: A Way of the Samurai Story» es detallista, simula al antiguo Diablo y tiene infinidad de minutos para darle duro al joystick. Entretenido como rol pero personalmente no es la octava maravilla como lo anunciaron.

Y algo muy difícil ¿puede encontrarse una pieza existente para dispositivos de realidad virtual? claro que posible y ambientado en la Era Edo, una joyita «Samurai Sword VR».

Experimental e indie es muy útil acordarnos de este nombre «Inked», una aventura de tinta sobre papel en donde rescatamos a nuestro amor a través de un cómic, mezcla de plataforma y puzzle, con inclusión de idiomas al alemán, francés, inglés, italiano, portugués y español. Pocas horas y bastante adictivo.

La guerra y la paz invaden la pantalla con Tale of Ronin, la psicología se une a un apartado de paletas de grises que dan una nueva forma de juego. Algo a detallar es que, si llegáramos a ser vencidos, la historia continúa a través de la vista de otro compañero.

Y si queremos sólo patear traseros y que el sabor de la sangre inunde nuestra espada,  Super Samurai Rampage cumple con creces el objetivo. Avanzarás en un estilo retro, rápido y con todo el folclore nipón a través de niveles pixelados. ¿Guión? No existe, pero la diversión es segura; disponible en PC y Android.

 

En PS4 retornamos a lo sobrenatural y se añade pizcas de eventos históricos con «Nioh» al relatarnos la vida de William Adams, marinero inglés que en el futuro sería uno de los poquísimos samuráis occidentales. Yokais y otras deidades malignas quieren destruir al país y Williams da protección mientras sube sus habilidades de lucha. Es el año 1600 y las políticas expansionistas tienen su apogeo mientras la política y religión de cada país intentan influenciar al conjunto de islas de Oriente.

Seguramente muchos han escuchado «Ghost of Tsushima», donde el código del bushido tiene sus vueltas de tuerca cuando tu grupo es arrasado por el mal. ¿La venganza? Tu motivación principal. ¿Honor? Se intenta. ¿Sangre? Mucha. Los eventos nos transportan a 1274, donde Sakai ve a las poderosas fuerzas mongolas diezmando a quien ose solamente mirar mal a los invasores. Las técnicas ancestrales ya no tienen validez y ahora nuestro personaje deberá aprender otras ramas del camino samurái para liberar a los habitantes de su poblado.

Con varios premios de renombre se encamina a ser un clásico por su historia realista y adulta.

Como casi toda entrega de espadas, los valores del camino del guerrero quedan distorsionados, la lealtad es sacrificada y muchos excepcionales guerreros finalizan en su mayoría como ronin, que tienen como meta devolver los agravios de clanes rivales, asesinatos de familiares o, en menor caso, medirse con antagonistas fuertes y probar la ambición de la victoria.


Su reputación intachable y lealtad es mostrada con respeto si son afines a un amo, sin embargo, los juegos donde manejamos a los caídos en desgracia también  nos dan la cara opuesta de la moneda y no es inusual hallar juegos donde somos la escoria (y las entregas para recuperar el respeto o subir de escalafón son abundantes).

Probablemente me olvidé de muchos otros que quedaron en la retina de los gamers, dado que hay cientos de títulos con guiones con filosofía, valores morales y peleas de igual a igual, hasta katanas encantadas, onis que dominan Oriente y vagabundos sin amo con buen corazón que ayudan a campesinos ¿cuál es tu estilo de pelea? ¡Nos vemos en otro número!

miércoles, 28 de julio de 2021

Trailer de Fatal Frame: Maiden of Black Water

Koei Tecmo anunció el miércoles que lanzará Fatal Frame: Maiden of Black Water para Nintendo Switch, PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Serie X y PC a través de Steam el 28 de octubre.



lunes, 19 de julio de 2021

viernes, 16 de julio de 2021

Review manga: Promesas rotas


La casta de los samuráis nos pueden mostrar diferentes perspectivas del código bushido que tuvieron (o deberían haber tenido) en esos años tan turbulentos y llenos de peleas de guerrillas.

Cada amo tenía a su cargo algún soldado que se destacaba en ese rango, siendo éste recompensado gratamente por sus leales servicios, ahora ¿qué ocurre cuando una promesa no es cumplida? ¿Se debe rendir cuentas a un jefe que deshonra su palabra? ¿Cuál es el caso si el samurái es quien incumple lo pactado?

Hiroshi Hirata es un experto en la cultura de estos guerreros tan arraigada en el folclore nipón, mostrándonos hechos verdaderos, a veces hermosos pero sin negar las constantes traiciones dentro de los diferentes clanes, luchas cruentas y muchas veces poco honorables, la hipocresía por mantener el estatus de los que ostentan cargos sociales importantes, etc.

Beneficios de manejar la espada a la perfección es poder escalar económicamente y dejar a la familia un buen legado para el futuro, a la vez las riñas eran constantes y la muerte no era esquiva, esto dejaba a muchas esposas e hijos pequeñas a cargo de "padrinos" que también debían ser lo suficientemente activos con el arte de la katana.

En "Promesas rotas" la tragedia y la violencia pelean para quedarse con el primer lugar, romper algo preestablecido traerá desgracias para un lado de la balanza, sumemos la humillación, un poco de sangre y obtendremos historias auto conclusivas que se destacan por lo crudo y la acción del choque de las armas en el cuerpo de los protagonistas.

Muchos de estos capítulos tienen su base en pleitos que ocurrieron realmente, algunos con toques de realidad plena y pocos con técnicas que hasta Battousai Himura envidiaría. 

Son nueve los episodios, todos cargados de impetuosidad y hasta algunos con reflexiones sobre las acciones de cada bando, empezando con "Promesas rotas"

Para casarse con la hija de un honorable ciudadano, el protagonista tendrá que lograr traer la cabeza del enemigo de su futuro suegro, si lo logra obtendrá la mano y el matrimonio será una realidad. Sin embargo, el patriarca tiene otros planes y no desea un futuro con un samurái de bajo rango.


En "Muerte del doble" un gemelo se hace cargo de los desafíos y desastres que le ocasiona su hermano cobarde, ya cansado de su carácter caprichoso decide que no matará a nadie y abandonará la protección de tantos años.

 

Con "El problema de la tropa de transporte" visualizamos un juego de máscaras, donde las apariencias darán giros de acuerdo a lo que pase alrededor. El ejército del Este lucha a muerte con el Oeste, y un cargamento de arcabuces y explosivos que transportan un grupo de samuráis y campesinos podría ser determinante en la victoria. La traición por la ambición es moneda corriente pero el honor de un samurái no es cosa para tomar a la ligera.

Cuarta y quinta historia son dos adaptaciones de "Corte con el filo hacia abajo" y muestran una técnica mortal que no deja secuelas en el fallecido, un ataque que se activa luego de unas horas. El secreto está en controlar el aura, ¿cómo se puede mantener la mente despejada para usar todo el potencial?

En "Crónica de una rebelión sangrienta" Yakubo no tolera las injusticias y deberá frenar sus ansias de querer ayudar cuando su propia madre ceda a las impertinencias de un jefe local. A futuro tendrá que decidir cómo llevar la venganza, solo o acompañado.

Con "El impotente", Shinnosuke posee la fama de ser un mujeriego aunque sus andanzas pronto le traerán problemas al ser objeto de un padre enfurecido. Dejarlo vivo resulta mala decisión por su empeño en desgraciar todo a su alrededor, su tutor en la espada irá tras sus pasos.

"Guerrero indomable" revela a un samurái con habilidad y ego extraordinario, que busca pelear por cualquier motivo. Su ira sin razón va en aumento y no parece tener freno incluso en presencia de sus superiores.

Y para finalizar hallamos "Guerrero demoníaco", con órdenes de Ieyasu Tokugawa de arrasar con todo lo que esté en el Valle de Tatsuki y aplacar rebeliones menores. Un pequeño ejército conocerá a Onimaru (muy distinto a como se lo conoce en la mayoría de los cuentos) y tendrá que luchar con el poblado que no desea rendirse ni ante el Emperador.


El estilo del autor es muy variado y podremos ver desde trabajos con plumas, pinceles y técnicas diversas que retratan fielmente peinados, vestidos, casas castillos y el entorno propio de Japón. En negativo diremos que en muchas entregas hay protagonistas que se parecen de otras obras del autor, principalmente en las facciones del rostro.

Paisajes abiertos con ilustraciones elaboradas, pocas tramas, mucho dibujo y diálogos intensos y largos dieron a Hiroshi Hirata el título de ser uno de los pioneros del género Gekiga orientado a un público adulto con un estilo cinematográfico y temas más maduros, en Occidente se lo nombra como novela gráfica en vez de cómic.

Conocido principalmente por su constante aporte al mundo de los samuráis, una de sus obras más famosas es Zatoichi, que tendría  varias adaptaciones al cine siendo la más popular la interpretada por el actor Takeshi Kitano.

¿Es para recomendar este manga auto conclusivo? Si, absolutamente, palabra de pitufo, nos vemos en otro número.


lunes, 12 de julio de 2021

Review Anime: Ninja Scroll


Jubei Kibagami, ronin errante que vagabundea por todo Japón ayudando a poblaciones menores, se ve involucrado en la disputa eterna entre el Shogunato, el Emperador y las bandas delictivas que desean usurpar las altas esferas del poder en plena Era feudal.

Cuando Shimoda, una aldea alejada e inofensiva es arrasada por una misteriosa y letal epidemia, el clan Mochizuki intuye que algo se esconde detrás, y mandará a sus guerreros para averiguar la verdad... mala decisión: casi todos caerán bajo los «Ocho demonios de Kimon», seres con grandes y sobrenaturales habilidades para la lucha que derrotan con facilidad a los ninjas. Sólo se salva Kagero, una kunoichi que formará una dupla con Jubei para vengar a su equipo y a la vez conseguir la verdad tras los sucesos del pueblo maldito.


Dakuan, un anciano espía gubernamental de Ieyasu Tokugawa, también será parte de la partida, convencido de un futuro ataque político hacia el Shogunato, mostrando que el sigilo y la destreza también forman parte de un shinobi. Pero los enemigos son los que copan la pantalla debido a sus técnicas, mezcla de fantasía y monstruosidad, naturaleza, armas mecánicas y mañas que hacen maestros a sus portadores, incluso pólvora usada de forma muy original por parte de una asesina. Claro que el arma estrella es la katana, quien ose usarla contra Jubei deberá tener conocimientos avanzados para hacerle sombra.

Con el cuerpo enfermo y la administración del antídoto sólo si cumple la misión, Jubei se verá forzado a acabar con la amenaza mientras descubre que hay personas de su pasado involucradas en las huestes enemigas ¿Quién es la mano derecha del Shogun de la Oscuridad?

Animación:

El plato fuerte de este título es la increíble visibilidad y los detalles, y más teniendo en cuenta que hablamos de 1993. Nos hallamos ante una película muy pulida y cuidada al extremo, en especial en tomas que requieren la velocidad propia de las peleas y los movimientos fluidos de los combates.

Las tormentas al inicio, los efectos escenográficos del fuego y la lluvia nos hacen sentir que percibimos el clima en forma real, están muy bien logrados. A la vez las tomas tienen una cámara que ayuda; el gore es muy abundante y los personajes no temen morir pues es algo habitual. La fidelidad es lo que espera, ser ineficiente significa ser eliminado. 


La protagonista femenina es Kagero y está inspirada en el libro «The Kouga Ninja Scrolls», del novelista Futaro Yamada, con características muy parecidas. Yamada escribió más de veinte libros referidos a samuráis, ronin y ninjas que posteriormente terminaron casi todos siendo adaptados a películas.

Los años de esa época son mostrados como regidos por la violencia, traiciones y muertes constantes, imponiéndose entre los combatientes la ley del más fuerte. Mención aparte merece la presencia de Mujuro Utsutsu que, a pesar de ser un enemigo de Jubei, mantiene los códigos de pelear como un samurái, incluso ante la oportunidad única de dejarlo morir por caer en un barranco. En su lugar prefiere salvarlo y luego combatir con katanas.

Si la animación es espectacular y mantiene un alto estándar incluso para los valores de hoy, el guión en cambio es regular: ronin que accidentalmente encuentra problemas y debe acabar con montón de expertos no es novedad, aunque el carisma de antihéroe que posee Jubei y la acción constante hacen que tengamos simpatía, unido a su código de moralidad.

Estas no serían las únicas aventuras de este personaje ya que años después siguió «Ninja Scroll: the serie» con nueva animación, pero respetando las líneas de este aventurero, donde ayudó a resguardar una piedra sagrada y cuidó a una joven misteriosa (Ya hablaré de este título a futuro)

En resumen: El clásico por excelencia en cuanto a peleas de clanes ninjas. Las peleas sangrientas y escenas de violencia sexual al principio hacen que no sea apto para menores. Jubei y los demás personajes marcaron algo distinto para principios de los 90.

Lo mejor: La animación, de lejos es lo más destacado. Fotogramas sobresalientes.

Lo peor: Una trama que no tiene originalidad.