sábado, 26 de abril de 2014

Opinión: Un príncipe en Nueva York

Locuras Tio Scabbs: pelis de los 80"
Esta vez voy con un clásico de la comedia que puede arrancarles del alma unas risas, estoy hablando de algo añejo, como el alcohol se degusta lento y se disfruta: El príncipe de Zamunda (España)o Un príncipe en Nueva York (Latinoamérica)



Eddie Murphy ya venía con éxitos como 48 Horas y Beverly Hills Cop, en esta ocasión dejaba a un lado las armas y seguía el estilo de comedia mostrado en Trading Places.


En "Coming to América" (tal el título original) Murphy interpreta al príncipe Akeem de la región remota de Zamunda que está destinado a casarse con una mujer a la que nunca vio, el matrimonio pactado es algo natural en los descendientes reales

Akeem se rebela ya que desea a alguien que lo quiera realmente y decide viajar a conocer mundo, siendo escogido el lugar al azar...y la ciudad afortunada será New York.



El rey (James Earl Jones) piensa erróneamente que su hijo quiere probar las delicias de la lujuria antes de prometerse, por lo que da el permiso para el viaje pero acompañado por Semmi (Arsenio Hall, otro comediante).

Así, los dos jóvenes alquilan en Queens, para mal de males Semmi debe (a instancias de su amo) trabajar junto a él en una casa de venta de hamburguesas.


Haciéndose pasar por pobres, el protagonista consigue insertarse lentamente en el barrio he ir logrando la libertad que tanto ansía, incluso ha encontrado a quien podría ser el amor de su vida: Lisa McDowell (Shari Headley), linda, amable, caritativa...pero hija del jefe y con novio rico.


Akeem está empecinado en mostrar su interior y no revelar que es príncipe, tarea difícil cuando su socio de aventuras no quiere otra cosa que regresar a los placeres de Zamunda, y el plazo de las "vacaciones" se acorta, con el riesgo de que venga la familia real a buscar al heredero al trono.


Memorables son los momentos dentro de la barbería, el peluquero también es representado por E. Murphy, siendo en total cuatro los personajes que actúa, tarea que luego seguiría (aunque con resultados dispares) en muchas comedias posteriores: en El profesor chiflado hace récord con siete y en la detestable (si, otro adjetivo no hallo) Norbit a tres individuos diferentes.


Se parodia el estilo de vida, mostrando los altos y bajos de una ciudad enorme, las diferencias sociales, el trato a quienes ostentan el poder (o tienen dinero) y el menosprecio.


Mientras en la ficticia Zamunda todo es ostentoso, en el epicentro del jazz Queens, muestra otra cara, más donde decide alojarse el príncipe, cansado de la frivolidad.

A la vez también cae en el rejunte la cadena Mc Dowells, clara alusión a la empresa líder de hamburguesas en el mundo: Ellos son "McDonalds" y yo soy "McDowells", tienen arcos dorados y yo tengo arcos de oro, poseen la Big Mac y nosotros tenemos la Big Mick.


Esta cinta posee a muchos actores que hacen pequeñas apariciones, Samuel L. Jackson sólo se presenta dos minutos como ladrón del local de hamburguesas, logrando sacarnos sonrisas en ese pequeño lapso.

Don Ameche y Ralph Bellamy son los vagabundos Randolf y Mortimer, personificando a los ricos caídos en desgracia en Trading Places (Entre Pillos Anda el Juego).El joven de 20 años en la peluquería es Cuba Gooding Jr en su primera aparición, así como el vendedor de relojes es Martin Lawrence.


En resumen: Una grata película para visualizar la época dorada de Eddie Murphy

Lo mejor: algunas secuencias de gags, el guión se va llevando solo.

Lo peor: si no te gusta el género, será prescindible.

1 comentario: