martes, 14 de agosto de 2012

Analizando un poco el Estudio Type-Moon

¿Type-Moon? Pues eso, una compañía de videojuegos japonesa popular por esos lares, gracias a sus proyectos se pueden disfrutar las adaptaciones de Fate/Stay Night, Canaan, Tsukihime y Kara no Kyoukai. Este será un artículo-informe sobre sus trabajos, juegos, mangas, bla,bla,bla.

Canaan, ya con el nombre nos podemos referir a las distintas culturas provenientes del medio oriente, se dice que en ese lugar Jesús multiplicó los  panes y los peces, teniendo un valor sagrado para el catolicismo.

Tsukihime recurre al tópico clásico del vampirismo e inmortalidad, pero agrega un plus con la magia y leyendas rusas sobre el caos (personificado por Roa, un integrante del mal), no se trata de matar al ente chupasangre, sino más bien es una búsqueda de redención.
El uso del poder, la capacidad para destruir cualquier ser vivo, venganza y algo de romance en una obra bien compacta con respecto a la novela gráfica.



Fate es la que posee más riqueza en cuanto a fantasías con buen guión: mitos escoceses, ingleses, griegos, escandinavos y un largo etc, dan como resultado una mezcla de conocidas leyendas, sumergiéndonos en la vida de cada Servant y el pasado "histórico" real de cada uno.

Mejor adaptado que el título anterior, aunque tiene un pecado grave: Sakura, una protagonista secundaria, tiene poca relevancia en el anime, ya que muchos japoneses detestan la tercer ruta por ciertos acontecimientos (que no nombraré por respeto a quienes no lo hayan jugado todavía). ¿Qué se hizo? Fácil, nombramos apenas algunas cosas que son indispensables y ya está.


También tienen cabida los siempre bien amados fantasmas, zombies y gente "come-cerebros" que duran un suspiro, las leyendas de la era medieval, las torturas de la "Santa Inquisición", mundos paralelos interconectados, etc.

Lo descartado: mujeres que buscan venganza luego de haber sido golpeadas, violadas y casi asesinadas; esto último se da en las tres obras, pero por motivos de público se tuvo que obviar para las series de tv. La ira despertaba la "magia interior", y por supuesto que los malhechores terminaban hechos pedazos (literalmente) en distintas partes de la ciudad.



Salvando a Kara No Kyoukai, las demás historias se encuentran en una versión más light con respecto a las novelas gráficas originales, que tienden más hacia el seinen con algunos cortes filosóficos, sin embargo la magia y lo sobrenatural permanecen intactos, por eso el interés puede ser grande en cada espectador.

Podemos disfrutar un estilo de animación sublime, algo muy logrado en cuanto al diseño de personajes, las luces y sombras aunque varían en cada título, están cuidados, pero en donde se nota un trabajo bien hecho es en las locaciones y entornos reales: calles, edificios y torres, así como parques, templos y paisajes, hallándose una muy buena similitud con la realidad. En algunos artbooks se muestran los lugares "reales" y los bocetos para transpasarlo a la animación.


Dato friki: como dos productores de Canaan son fanáticos de las armas y hay tiendas donde se venden réplicas a escala real, (como hace Kensuke -Evangelion-), pusieron sus conocimientos para las armas utilizadas en la serie, por eso se observan Beretta Px4 y muchas otras semiautomáticas.


El pasaje hacia la televisión fue un acierto, debido a que no son muy populares los juegos novelas estilo "Elige tu propia aventura" en Occidente (al contrario que en Japón), con una cierta censura que lamentablemente era esperable ya que tratan de que sean para todos los públicos, pero si hay algo que relamente me disgusta son los cambios de personalidad en algunos protagonistas, un ejemplo es Shiki Tohno, quien en el juego es mucho más alegre, menos pensante y con una personalidad divertida.
Los fans acérrimos del juego no consideran que esté hecho un buen pasaje de la novela hacia la tv, esperando una adaptación acorde al original, esto ya me parece una locura total y hay que valorar que se haya pasado a la imagen televisiva, más que nada con la cantidad de mangas que se comercializan en oriente.

Lo discutible puede ser que cambiaron de "seinen" hacia un "shonen", pero ¿cómo hacer con los más chicos? Es una audiencia importante (léase ganancias).

Aunque me ha gustado la versión animada, tampoco soy terco y puedo entender la desdicha por resumir parte de cada ruta (nueve en total: de Arcueid, Ciel, Hisui, etc) en sólo doce episodios ¡¡es una falta de respeto!! También el conflicto de los epílogos elegidos, pero ¡¡no me tendría que quejar tanto!!, al menos no trituraron el final al estilo Gonzo (todavía me enoja el último episodio de Gantz).


Juegos:
Novelas gráficas: Cada una posee una historia adulta, el tema eroge queda en segundo plano ya que la trama supera con creces a las imágenes hentai que van apareciendo a lo largo de los juegos. Vamos, si se quiere bajar un título solo por dichas escenas, están fritos, ya que las contadísmas fotitos están bien avanzada la historia.

Tsukihime posee mejor clima, pero Fate supera ampliamente en cuanto a trazos y definición. Después del éxito individual de cada título, han salido segundas partes, con nuevos integrantes pero menos guión; el poder ver un adelanto por la web y jugar una versión "demo" no caló hondo, debido a que se cambiaban las personalidades, siendo más cómicas (un sacrilegio, la gente no come vidrio.)

Hay una cierta confusión sobre la saga de peleas: aprovechando el boom, Type Moon decidió sacar al mercado un arcade de peleas, que se llamó Melty Blood, en Japón posee nivel de "verdadero clásico" al punto de que hay dos torneos anuales donde se disputan premios jugosos en temas monetarios, amateurs y enfermos que se pasan más de 10 horas diarias dándole al teclado (¿trabajan, estudian o algo?) se enfrentan en pantallas gigantes.

Tres versiones han llegado a Occidente, la última espera fue para Playstation2, titulado "Actress Again" y dando cabida a otros personajes de la franquicia.
Fate (Fatal Fake) y "Unlimited Codes", estilo "street fighter" luchas con maestros y servants. Buenos gráficos pero nada nuevo.

Sobre Battle Moon Wars: ¿Alguna vez jugaron al Super Robots Wars? Algo parecido, para hacerse una idea es una mezcla de rol y rpg donde manejamos a la mayoría de los integrantes de los juegos de Type Moon.
Se le suman habilidades, trucos y demás cosas acordes a cada uno, para hacerlo fuerte y ganarle a los malos de turno.

En el país del sol naciente son furor y ya completaron la saga con cuatro títulos que se complementan (o sea, hay que jugar el uno para entender el dos, etc). Lo insólito es que no poseen grande 

Mangas: para no cansar de tanto "bombardeo", se dibujan caminos alternativos a la versión anime, dándole un soplo de aire fresco, sin embargo la periocidad es discontinua y la espera se hace interminable, concluyendo con pocas ediciones al inglés y una verdadera odisea para el español. El diseño de personajes estuvo supervisado por los creadores originales.s requisitos y son bastante adictivos.


Grave pecado: muchas veces 4 cabezas no son mejor que 1, ¿cómo puede ser que habiendo títulos aún incompletos, saquen nuevas ediciones de sus productos, pero sin terminar con los anteriores?
Quiero decir, hay manga de Fate y Fate/Zero, Melty Blood y MB: Act II, Tsukihime  ¡¡terminen algo y luego saquen una continuación!! Repito, lo peor son los tiempos, suerte con Tsukihime que luego de tantos años lo acabaron; un tankoubon podía demorar año y medio (sin exagerar). Otra cosa son los precios exagerados, se entiende por la calidad del papel, definición y un largo blablabla, pero no deseo vender un riñón por dos o tres títulos.

Proyectos a futuro: La segunda tanda de episodios de Fate/Zero (que al momento e hacer esta reseña ya debe estra finalizando) una nueva serie de ovas contando las peripecias de Aoko (la mujer que le entrega los lentes a Shiki en Tsukihime), nuevo relanzamiento de las novelas de Kara No Kyoukai, esperemos que dejen de robar con lo de siempre y traigan nuevas series, con esa mezcla de shonen y seinen tan característicos de la empresa.

Seiyus, música:
Haciendo un balance general es muy aceptable, especialmente las voces femeninas, donde varían sin desentonar, contrario con algunos seiyus masculinos donde "patinan" o se nota un sobreesfuerzo, haciendo menos creíble a algún que otro personaje.

Maaya Sakamoto (Alphard en Canaan) la voz que tantos conocen puede ser por sus anteriores representaciones, siendo Pandora en Saint Seiya, pero más que nada es indiscutida en el mundo Clamp, donde muchas canciones son entonadas por ella, ganando el premio "Anime Grand Prix 1999".

Rie Tanaka (Chobits, Getbackers, FM Panic, Queen's Blade) es una de las preferidas del Studio, poniendo voces en más de un trabajo o juego de la compañía, vale destacar que muchos de ellos pueden interpretar hasta 3 personajes de una misma serie y cambiando su voz de masculino a femenino (en Occidente es mucho más difícil). Algunos han trabajado en más de 75 series, o sea...experiencia sobra.

Con tres series han abarcado estilos de diferente índole. ¿Quieres rock? hay, ¿Deseas instrumental? lo hallas, ¿qué tal sinfónico, electrónico, jazz, pop...? Bueno, creo que quedó claro, otra cosa es el gusto del televidente, cada uno tiene su tema o melodía particular.

"Donde más entra el dinero..."
Un merchandising impresionante, todo lo imaginable puede estar estampado con algun prototipo de Type Moon, variando los estilos y costos, siendo fácil de ver los modelos de Saber con su armadura. Almohadas, cuadros, calzoncillos, relojes, muñecos a escala real y cualquier cosa que dé entrada a las arcas monetarias de la empresa, llevarán su logo.


Una particularidad original es que ellos mismos incentivaban el doujin en formato parodia, siendo la página un hervidero de aficionados, donde previa revisión seleccionaban algunas obras amateurs. A la larga, la sección queda desechada, aunque los trabajos siguen pululando por la web.

Algo tan común por allí son los doujinshis de corte cómicos (todavía hay gente que piensa que el doujin es solo sinónimo de hentai), que abundan sobremanera, a tal punto que en Akihabara (lugar donde se especializan en vender todo lo referido al anime) salen verdaderas proezas humorísticas, que son premiadas con "vales" para canjear gashapones de los protagonistas (Es "obligatorio" parodiar algún evento popular del juego o serie).
La calidad varía entre cada autor, algunos muy buenos en cuanto a risas, pero con un dibujo regular (si, porque yo soy un maestro del dibujo como Miguel Angel)

Resumiendo: Type Moon aportó su granito de arena al renovar leyendas y cuentos medievales, adaptándolos a la época actual con trama adulta. Guiones donde se dan una justa mezcla de ingredientes seinen y shonen, donde cada personaje tiene su propia historia y peso.
Siendo series cortas, no se da un efecto no deseado como el relleno, destacándose más en calidad que en cantidad de episodios.

¿Contras? Algunos momentos filosóficos mal hilvanados, también puede resultar lento en pasajes donde priorizan el lenguaje, pero cuando la acción llega se verán satisfechos. Se "suavizaron" algunas escenas para ser aptas a todos los públicos, en los juegos originales hay sangre a toneles y un toque de hentai. Las (pocas) escenas eroge directamente se quitaron, el líquido vital rojo bajó sus pérdidas por litros, quien solo conozca el anime pasará estas cuestiones por alto.
Personalmente, espero que se esmeren en realizar nuevas series, y aunque el universo de TypeMoon es vasto, no empiecen a reciclarse eternamente, crucemos los dedos.
Nos vemos en otro número

No hay comentarios:

Publicar un comentario